Los tiempos actuales precisan de una masa crítica de seres despiertos, ¡trabajemos para ampliarla!

Los tiempos actuales precisan de una masa crítica de seres despiertos, ¡trabajemos para ampliarla!

viernes, 22 de abril de 2011

Canalización de Jesús de Nazaret por Kris-Won (23-04-2011)



J E S Ú S    D E    N A Z A R E T



“Yo soy el camino, la verdad y la vida.”

Cuando dije eso, no me refería a que sólo los que se llamen cristianos pueden salvarse.  Me refería a que sólo aquellos que lleven a la práctica mis enseñanzas en la vida diaria podrán alcanzar a Dios.  Sean estos cristianos, musulmanes, budistas o hindúes.  Porque todas las religiones tienen una base común, y una persona buena será aquella que siga los preceptos básicos de todas las religiones.  De hecho, sólo cambian algunos matices de una religión a otra, pero la base moral sigue los mismos patrones en todas ellas.

En cuanto a la verdad, ésta es única; no existe una verdad para cada religión o camino espiritual.  Encontrarla dentro del corazón de cada uno, es el deber de cada persona.

¿Y la vida?  ¿Qué sería la vida, sin el Amor que la hace florecer y la hace hermosa?  ¿Puede la vida ser coloreada con más alegría y felicidad, que compartiendo el amor que sienten en sus corazones con los demás?

Aunque vean que el mundo se ponga al revés, a pesar de que no les guste lo que vean y oigan, aún así continúen amando y compartiendo ese amor con sus semejantes.  Ya se lo enseñé cuando estuve con ustedes en la Tierra, “Ama a Dios con todas tus fuerzas, y al prójimo como a ti mismo.”

Sean los motores del cambio; no se creen enemigos en la Tierra, sino más bien rompan todos los lazos que los esclavizan a personas o a situaciones indeseables.  Cuanto menos fardos lleven, más cómodo y rápido viajarán.

Finalmente, sean instrumentos de Dios, y actúen en todo momento y siempre para agradarlo a Él y para servirlo.  Háganlo así, y ninguna acción que emprendan acabará en fracaso (bueno, a menos que necesiten vivirlo como experiencia transmutadora).

Avancen sin temor, siempre hacia adelante y con la mente puesta en su meta, y yo me comprometo a guiarlos de la mano hasta el devenir luminoso que les aguarda.

Los amo con un amor total e incondicional.  Hagan lo mismo con todos sus semejantes; nada de este mundo les proporcionará una dicha mayor.


                                    Jesús de Nazaret





No hay comentarios:

Publicar un comentario